català | castellano | english home   sitemap   contacte  
home www.uab.es home

Estudios de Doctorado > Tesis doctorales UAB

Jordi Mora Casanova
Unidad de la materia y diversidad ideológica. Discursos ontológicos en la España de la segunda mitad del siglo XIX
Director/es: Agustí Nieto-Galan
Fecha de lectura: 16-12-2014

A lo largo del siglo XIX fueron habituales los debates en torno a la constitución íntima de los elementos químicos que apostaban por la unidad sustancial de la materia. Según estas hipótesis, toda la diversidad de elementos y sustancias simples, en realidad, serían distintas manifestaciones de un sustrato común. Este tipo de consideraciones desafiaba los postulados de la teoría atómica tal como fue expuesta por John Dalton en 1808, aunque algunos autores encontraron puntos de acuerdo entre ambas. Por lo tanto, las discusiones que se generaron en torno a la constitución de la materia no pueden reducirse simplemente a la aceptación o no de la teoría atómica ya que, en la mayoría de los casos, las diferentes posturas respecto a esta teoría estaban permeadas por la creencia en la materia única.

Esta tesis estudia diferentes tipos de discursos sobre la unidad de la materia según la cosmovisión particular de los protagonistas, atendiendo a elementos ideológicos, filosóficos y culturales. El marco de estudio se centra en el contexto universitario de la España de la segunda mitad del siglo XIX. Los cuatro principales protagonistas de este trabajo son Ramón Torres Muñoz de Luna (1822-1890), José Ramón de Luanco (1825-1905), Laureano Calderón (1847-1894) y José Rodríguez Carracido (1856-1928). Asimismo, se ha relacionado su trabajo con el de otros de sus contemporáneos, como Santiago Bonilla y Mirat (1844-1899), José Rodríguez Mourelo (1857-1932) o José Echegaray (1832-1916), así como otros referentes internacionales.

Se han distinguido cuatro tipos de argumentos que usaron para defender la unidad la materia. Los argumentos teológicos que desarrolló Torres Muñoz estaban encaminados en demostrar que la unidad observada en la naturaleza era un sello de la obra de Dios, y que los secretos del cristianismo podrían descubrirse con el estudio de la química. Por ejemplo, consideraba que cualquier químico que estudie con fe y devoción la constitución de los cuerpos descubrirá en la unidad de la materia una prueba del misterio de la Santísima Trinidad. Otros autores, como Luanco, desarrollaron un sentimiento de continuidad disciplinar entre los antiguos alquimistas y la química decimonónica, por lo que intentaron justificar las teorías de los antiguos mediante sus teorías actuales. Las referencias positivas al trabajo y a las teorías de la materia de los alquimistas fueron muy habituales a lo largo del siglo XIX y alimentaron las esperanzas de lograr algún día la transmutación entre elementos. La influencia de la filosofía krausista, de origen germánico, fue patente en los discursos de los científicos de formación krausiana como Calderón o Carracido. Para ello se ha analizado la asimilación de elementos claves de esta filosofía, como el panenteísmo o el organicismo, en el bagaje teórico de la química decimonónica. El resultado fue un tipo muy concreto de discursos en los que se primaba la continuidad ontológica entre fuerzas y materia, así como la evolución del universo y de los mismos elementos químicos.

Los resultados de esta tesis enriquecen los estudios sobre los discursos ontológicos en la química decimonónica y aportan datos de gran interés sobre químicos españoles poco estudiados. Este trabajo abre puertas a estudio posteriores para ampliar este tipo de análisis a otros personajes de ámbito nacional e internacional.

 

bottom