catalĂ  | castellano | english home   sitemap   contacte  
home www.uab.es home

Science and industry of radioactivity in Spain

The book "Aguas, semillas y radiaciones. El Laboratorio de Radiactividad de la Universidad de Madrid, 1904-1927" offers a new perspective on Spanish science of early 20th century
Néstor Herran 29/01/2008

Aguas, semillas y radiaciones
Aguas, semillas y radiaciones

La historiografía de la radiactividad ha experimentando una profunda transformación en las tres últimas décadas. La renovación ha afectado tanto a la forma de tratar las fuentes como a los temas abordados, y se caracteriza por una crítica de la teleología implícita en las historias tradicionales de la radiactividad, que se solía considerar como una “prehistoria” de la ciencia y tecnología nucleares. Ya sea desde el análisis de controversias, la reconstrucción de espacios de investigación, las relaciones de género o los vínculos investigación e industria, las nuevas narrativas configuran una visión más compleja de la historia de la radiactividad, que también aparece más integrada en su contexto económico, social y cultural. Aguas, semillas y radiaciones contribuye a esta renovación a partir de una reconstrucción detallada de la historia del Laboratorio de Radiactividad de la Universidad de Madrid, y por extensión de la difusión de la radiactividad en España.

Creado en 1904 y elevado a la categoría de instituto en 1911, el Laboratorio de Radiactividad fue la primera y principal institución dedicada al estudio y promoción de la radiactividad en España. Fue fundado por José Muñoz del Castillo, catedrático de Mecánica Química en la Universidad Central de Madrid y miembro de la Academia de Ciencias. A pesar de que su oposición a la hipótesis de la desintegración radiactiva lo aisló de los principales grupos de investigación europeos, sus relaciones privilegiadas con los centros de poder científico y político español le permitieron adjudicarse el estatus de experto y movilizar importantes recursos humanos y materiales para sus investigaciones sobre las radiaciones en los seres vivos.

En una primera etapa, el laboratorio se convirtió en un centro de recogida de datos sobre aguas minerales, que permitieron trazar el primer mapa de zonas radiactivas de la península ibérica y establecer vínculos sólidos con la comunidad de hidrólogos médicos, que en muchos casos usaron la actividad radiactiva de aguas minerales para publicitar determinados manantiales o balnearios. En 1911, con su transformación en instituto, el laboratorio dedicó la mayor parte de sus trabajos al estudio de los efectos de la radiactividad en el crecimiento de las plantas. Las investigaciones radio-agrícolas  del instituto coincidieron con importantes esfuerzos de divulgación, que se concretaron en la edición de una revista y cursos para la promoción del uso de abonos radiactivos, y con intentos de establecer al laboratorio como institución metrológica del radio. Sin embargo, la jubilación de Muñoz en 1920 provocó una pérdida de sintonía con el poder político, lo que provocó el declive del instituto tanto en términos financieros como en cuanto a personal.

Más allá de una descripción de los acontecimientos, Aguas, semillas y radiaciones pretende esclarecer las causas que motivaron tanto la adopción de estas líneas de investigación como su desarrollo particular. Así, el papel central de las investigaciones sobre aguas minerales y la radio-agricultura se explica no tanto como un exotismo ibérico, sino por la aparición contemporánea de una industria de los abonos radiactivos en Francia y Portugal, las prioridades de la política científica española y el bagaje científico de Muñoz, que conocía de primera mano la importancia económica del análisis de las aguas y la química agrícola. Por otra parte, el aislamiento internacional y la decadencia del instituto en los años 20 no fueron sólo resultados de la idiosincrasia del director del laboratorio, sino que tienen su raíz en la características estructurales de la academia española (como sistemas de acceso a la investigación, de comunicación de resultados y de relación con el poder político) y en la inexistencia de una industria nacional de radioelementos en España.

Estas conclusiones plantean, en suma, una interrogación sobre el estatus marginal o periférico de la ciencia producida en España. Lejos de asumir esta condición natural, el libro cuestiona sobre sus bases culturales, sociales y materiales. Al mismo tiempo, y dando otra vuelta de tuerca al argumento, la historia de la radiactividad en España puede iluminar el estudio de desarrollos en los países “centrales” planteando nuevas preguntas. Por ejemplo, ¿qué papel jugaron las investigaciones sobre aguas minerales en la emergencia de laboratorios de radiactividad en países como Inglaterra o el Imperio Austro-Húngaro? ¿Qué importancia y alcance tuvo la industria de los abonos radiactivos en Francia o Estados Unidos? Estos desarrollos, que han sido poco estudiados en la literatura internacional, podrían dar lugar a una interesante revisión historiográfica de las relaciones entre ciencia e industria de la radiactividad en los inicios de esta disciplina.

Otro aspecto relevante del libro es el uso original de las fuentes para reconstruir la historia del laboratorio de radiactividad. Tanto el Laboratorio de Radiactividad como su fundador y director, el catedrático José Muñoz del Castillo, habían recibido poca atención por parte de los historiadores de la ciencia españoles. El olvido es debido en parte al carácter marginal de la ciencia producida en su seno, pero también a la aparente escasez de fuentes: los archivos personales e institucionales del instituto se hallan desaparecidos desde la demolición del edificio que los albergaba a principios de la década de 1980. Para reconstruir su historia, se tuvo por tanto que recurrir a la información encapsulada en las publicaciones del Laboratorio y contrastarla con artículos de prensa contemporáneos, archivos de la administración del estado y la literatura sobre radiactividad publicada en España en el primer tercio del siglo XX. Estas fuentes, además de proporcionar información sobre el laboratorio o Muñoz del Castillo, abren también nuevas perspectivas sobre la imagen pública de la radiactividad y, en particular, sobre la apropiación de la innovación científica por parte de la medicina en la España de principios de siglo XX.

Néstor Herran. Aguas, semillas y radiaciones. El Laboratorio de Radiactividad de la Universidad de Madrid, 1904-1927. Madrid: CSIC; 2008.




bottom